“La primera solución a la hipocresía es separar el Estado del narcotráfico”: presidente Gustavo Petro

“La primera solución a la hipocresía es separar el Estado del narcotráfico”: presidente Gustavo Petro

La guerra contra las drogas ha sido hipócrita, porque con la marihuana pasaron de la ilegalidad a la libre comercialización, mientras que en Latinoamérica mucha gente fue encarcelada y asesinada, aseguró el presidente Gustavo Petro en la presentación al país de la Política Integral de Drogas 2023-2033 en El Tambo (Cauca).

“La primera solución a la primera hipocresía es separar el Estado del narcotráfico”, dijo ante cerca de 5 mil personas de esta región del Valle de Micay (Cauca) que tiene el 75% de la producción de hoja de coca.

“La ilegalidad trajo la violencia”, manifestó, 

“¿Cómo así que durante 50 años decretaron que la marihuana a nivel mundial era prohibida? No sé cuánta gente ha pasado por las cárceles a partir de eso aquí y allá y en todas partes. ¿Cuánta gente ha sido encarcelada? ¿Cuánta gente ha muerto?”, cuestionó.

Como colombianos y latinoamericanos, dijo el presidente, “tenemos que reflexionar sobre este problema, porque el balance que algunos expertos han mostrado es que a partir de esos 50 años​ han muerto un millón de latinoamericanos. Lo vemos todos los días aquí mismo en el Cauca, siguen muriendo”.

Denunció que existe una hipocresía en la política, porque tanto la familia que ha sido cultivadora, el jíbaro pobre del barrio popular y la víctima, han sido los enemigos. Los mismos que hacen las políticas públicas contra la droga “terminan abrazados con los narcotraficantes. Esa es la hipocresía”.

“Nunca quisieron desarrollar una política de prevención o de regulación o de mitigación del daño entre los consumidores, porque implicaba una política en su propia sociedad”, señaló.

“Les parecía más fácil políticamente, en vez de preguntarse por qué se droga su juventud, venir aquí a una sociedad extraña como la colombiana a echarnos la culpa”.

El presidente manifestó que las operaciones militares se construyeron alrededor de cómo capturar esas familias desarmadas y a “muchísimas, a miles, miles, durante estos 50 años se las han llevado a la cárcel. Muchísimas personas han muerto asesinadas”. 

“¿Qué narcotraficante va a vivir en una casa aquí, con necesidades pobres allá en esa ‘cuchilla’, por ejemplo? Viven familias. ¿Dónde vive el narcotraficante? Pues cerca de Times Square, precisamente. En Madrid, en Miami, en las grandes urbanizaciones, suburbios que le llaman del Estado de la Florida, o en la ciudad de Bogotá. Lo he afirmado, una y otra vez, se ha paseado por los salones del Palacio de Nariño y el Capitolio Nacional”.

Aseguró que han sido 50 años de hipocresía. “Con una terrible paradoja que pareciera un castigo divino en realidad: la propia sociedad que construyó la guerra contra las drogas nos mete en este problema durante 50 años”. 

COVID

COVID-19