La comunidad esapista se solidariza con donatón para paciente oncológico 

La comunidad esapista se solidariza con donatón para paciente oncológico 

Desde el 30 de septiembre hasta el seis de octubre el área de Bienestar Universitario y la Fundación Sonrisas Caucanas se unieron para recaudar fondos y elementos de la canasta familiar para la estudiante de quinto semestre de APT, Diana Carolina Daza, quien hoy es paciente oncológica. 

Esta alianza fue posible gracias al cariño de los compañeros de Diana, su reconocimiento como líder en la ciudad y toda la solidaridad esapista. De este modo, se espera que la estudiante pueda sobrellevar dignamente esta prueba.  

Sandra Pacheco, enlace de Bienestar Universitario, resaltó la solidaridad de los esapistas, “la donatón superó la meta trazada en términos monetarios y además de eso recolectamos alimentos no perecederos, pañales para sus hijos. Esto se logró gracias a la solidaridad de todos”. 

En la entrega de la colecta se dieron cita la comunidad esapista, el esposo de Diana Carolina y el equipo de la Fundación Sonrisas Caucanas. Yulani Burbano Melecio, su representante legal y estudiante de noveno semestre de APT, afirmó que todo inició cuando desde su fundación en articulación con Sembrando Futuros se hizo la colecta para donarle a Diana una peluca.  

“Luego nos articulamos con la ESAP para realizar un bono solidario para nuestra compañera Diana. Se recogió plata en efectivo y un mercado que fue entregado a su esposo. Nosotros como fundación venimos trabajando hace nueve años por la población vulnerable y desde el 2020 empezamos a trabajar por las mujeres con cáncer”, aseguró Yulani Burbano. 

Para la donación de las pelucas, según la estudiante de APT, se realiza un arduo trabajo de gestión de recursos y alianzas con otras organizaciones. Este año han entregado 30 pelucas y se espera entregar 20 más. 

Finalmente, el esposo de Diana Carolina, Samuel Rojas, afirmó estar muy emocionado por todo el apoyo de la comunidad esapista. “Hoy con todos sus compañeros, los profesores y otros se unieron para esta bonita causa. Me siento muy agradecido con Dios y esas personas que motivan a mi esposa a salir adelante. Espero que ella vuelva a la ESAP porque no solo es una líder estudiantil sino también comunitaria en la ciudad de Popayán”.  

COVID

COVID-19